Expandirte, crecer y ser feliz es posible ahora mismo en la vida que tienes.

¿Cómo nos expandimos las personas comunes?

¿Cómo crezco como persona a pesar de mi rutina?

¿Cómo expandirme estando en un mismo lugar y haciendo siempre lo mismo?

¿Te han surgido alguna vez estas preguntas?

Aparentemente podemos estar quietos o estáticos, es decir, tener el mismo trabajo desde hace años, vivir desde hace mucho tiempo en el mismo lugar, tener una relación también de mucho tiempo, etcétera.

Pero el expandirse no necesariamente pasa por llevar una vida alocada o aventurera, basta con que sientas que los pasos que das te mantienen en evolución y expansión y ya está.

Me refiero a que cada uno tiene su medida, cada individuo tiene un desarrollo propio con su tiempo y su medida adecuada para su aprendizaje.

Lo importante aquí es primero, “sentirlo”, sentir que estás avanzando, que te estás moviendo, pero ese movimiento no lo determina nadie, sino tú mismo, a tu ritmo y con tus ganas.

Ser consciente.

Ni siquiera precisas ser consciente que te estás expandiendo porque lo puedes hacer lo sepas o no, pero cuando haces un “clic” en tu vida y te das cuenta de cómo vas evolucionando, asimilas los aprendizajes de otra forma y la vida toma otro sabor, la vivimos y la miramos diferente.

Pero una vez que haces ese clic y te haces consciente de tu expansión como ser humano, adquieres contigo mismo un compromiso de vida, de siempre estar atento para ir a más, más comprensión, más compasión y más sabiduría.

Y ese más no se refiere a la cantidad sino a la profundidad con que haces las cosas y vives la vida.

Encuentra por donde pasa tu expansión.

Como sabrán de mis otras publicaciones, soy un apasionado por leer libros de autoayuda y de escuchar audios y mirar videos sobre desarrollo y crecimiento personal. Desde que llegó a mis manos mi primer libro a los 19 años que se llamaba “Vivir, amar y aprender” (de Leo Buscaglia), nunca dejé ese género y aunque cada tanto leo novelas y otros géneros, este es el que más me gusta.

Y además en todos estos años fui variando y ampliando la gama en lo que se refiere este tipo, leyendo también libros de espiritualidad, libros esotéricos, de finanzas y toda clase de temas que despertarán mi interés pero que también me ayudarán o que me enseñaran algo, tengo esa manía, pocas veces leo algo para entretenerme, será porque nací en la era de la televisión y hago recaer mi parte lúdica en series y películas, recién ahora estoy comenzando a leer novelas como una forma de equilibrar un poco  mi mente y además porque ya la tv y el cine no me atrapan tanto.

A lo que voy con todo esto es que me considero un buen lector y escucha o seguidor de todos estos temas que hacen a nuestro desarrollo personal en toda su gama y un gran denominador común que encuentro en muchos autores, blogueros, youtuber e influencer,  es que hacen hincapié en cierta forma de expansión o te muestran ciertos caminos, que obviamente es el que ellos consiguieron y en que han logrado sus éxitos y victorias.

Y lo que “veo” es que casi siempre se apunta a dos cosas: el resultado y la cantidad.

Está bien, y quien quiere mostrarte un camino o exponerte un tema en particular tiene que mostrarte sus resultados para que veamos que la cosa puede ir por ahí y también referirse a la cantidad que ganan, o la cantidad de seguidores que tienen o la cantidad de éxitos que han conseguido, etcétera, etcétera.

Y entonces me pregunto ¿y si tu camino no pasa por lograr cantidades?, o ¿y si no pasa por obtener grandes resultados visibles?

Obviamente, y dependiendo del rubro; a cuántas más personas ayudes mejor.

¿Pero saben qué? Más de algo no quiere decir mejor y los resultados que una vez fueron buenos ahora podrían no ser tan beneficiosos.

Y en mi caso, me he frustrado muchas veces por creer que mi expansión pasaba por tener éxito y conseguir más  logros, o por sumar más experiencias, y lo que he aprendido es que cada uno tiene su medida y cada medida es adecuada para cada uno. Y no es un juego de palabras, es una realidad.

La expansión no pasa por tener éxito. Pasa por ser consciente del logro de un nuevo estado de ser.

Y este es un dato muy importante a tener en cuenta porque no todo es cantidad y no todo es medible, y sobre todo los estados internos que puedes ir alcanzando con tu expansión.

Cuando te expandes, puede aparecer un “darse cuenta de…” que nos muestra  que hemos cambiado algo en nosotros  o a veces nos permite ver nuestro entorno de muchas maneras diferentes a cómo lo veníamos haciendo.

Entonces quiero que entiendas tu expansión o tu desarrollo personal como un pasaje de un estado a otro, a veces pequeños a veces grandes, a veces los percibes a veces no, pero si lo tenemos que definir y darle un marco, podríamos decir que la expansión es el logro de un estado diferente al que teníamos.

Por supuesto que se requiere ciertos parámetros para identificar esos estados y esos logros internos pero esos parámetros lo tienes que descubrir tú mismo.

Y tus parámetros pueden pasan por una amplia gama de variedades que no se excluye una con otra, pueden pasar por expandirte a través de tu trabajo, de tu dar afecto, de tu arte, del desarrollo de tu inteligencia, del desarrollo de tu compasión, etcétera y cómo dijimos, puede ser en muchas formas y a veces puede verse reflejado en cantidades y otras veces no.

¿Cómo encontrar esos parámetros para nuestra expansión?

Ellos van a tener relación con muchos y varios aspectos de nuestra vida, y para mostrarte esto te voy a poner un ejemplo de mi propia vida. Ésta, vista desde afuera, por alguien que no me conoces aparenta ser una vida monótona y estática, porque si les cuento que trabajo en el mismo rubro desde hace más de treinta años, que estoy casado desde hace 25 años y que mi rutina a grandes rasgos es ir a trabajar, volver a casa y un par de veces por semana ir al gimnasio, podrán deducir que mi vida es muy común y muy parecida a la mayoría de las personas y que entonces no tendría que estar hablando o teniendo un blog sobre la expansión personal.

Bien, y es lógica esta deducción si vemos solo el envoltorio y si además mi expansión no pasa por ser dada o conocer o ser masificada.

Pero te puedo contar que he vivido y vivo la vida intensamente, que me gusta disfrutar, amar, sacarle el jugo y que me gusta honrar la vida de esa manera, ¿qué lo podría hacer mejor?, quizás sí, pero como les dije, ésta es mi manera, esta es mi forma, y esta es la vida que me tocó.

Busca tus propios parámetros, busca en tu interior, en tus deseos, en tus anhelos, y sobre todo confía en tu vida porque solo con vivirla a pleno te estarás expandiendo.

Muchos los encuentran viajando por el mundo, viviendo una vida de aventuras, otros lo encuentran a partir de su tarea o su trabajo, otros, a través de la vida misma, ¡todo es válido!

Pero si eres como yo o cómo la mayoría, que no viaja por el mundo, o que su tarea no es conocida a miles de personas, entonces, igualmente te invito a expandir tu interior y a ser consciente que con tú propio compromiso estarás aportando mucho a la humanidad y haciendo de ella un lugar mejor para todos.

Un abrazo.

Julio.-

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Suscríbete al Blog

Completa el formulario para recibir los últimos artículos y novedades que vaya publicando cada semana.